Choque

Sucede que
mi mano choca
involuntariamente
con otra mano:
la de una mujer. Caminamos
en la misma dirección.

Es casi un golpe
brusco, súbito,
pero agradable.

La miro,
pretendo disculparme
por lo que a mí me toca. Ella
ni se inmuta,
prefiere actuar
como si nada hubiera pasado.

No es joven
ni es guapa
ni lo ha sido,
pero ha dejado ahí
en mi mano
un tacto extraño y agradable,
un efecto, algo tal vez
relacionado
con su feminidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: