Sus convicciones

Como Dmitri
Karamázov,
fue criada
en un patio trasero;
la manga
de su jersey
siempre llena de mocos.

Pero ella no era
Mitia
y le salió
de improviso
una chocante
veneración
por su padre;

extraño afecto,
y tan efímero
como cualquiera
de sus convicciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: