Bienintencionada gente

Bienintencionada gente
que a veces se ofrece
a echarte una mano,
por si algún día
los necesitas.

Y tú lo agradeces
aunque ellos no sepan
(por qué habrían de saberlo)
que nunca
necesitaste
a nadie.

Si en los peores momentos
quisiste
permanecer solo,
si no confiaste en nada
ni en nadie, si no
te arropaste en personas,
banderas, ideologías, religiones
—nada fuera de ti
nada fuera de la fe
en ti mismo—,
cómo ahora
ya hecho,
cómo precisamente ahora
podrías
necesitarlos.

Bienintencionada gente, digo,
que a veces
se ofrece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: